martes, 7 de noviembre de 2017

LA RECOMPENSA DE LOS FIELES - Ezequiel 48:11, 12


Los sacerdotes santificados de los hijos de Sadoc que me guardaron fidelidad, que no erraron cuando erraron los hijos de Israel, como erraron los levitas, ellos tendrán como parte santísima la porción de la tierra reservada, junto al límite de la de los levitas” (Ezequiel 48:11, 12).

Ser fiel en un mundo que invita a hacer todo lo contrario no es fácil, ni mucho menos es gratis; pero tiene grande recompensa. Todos recibirán recompensa, pero hay quienes tienen recompensa especial, al igual que los levitas. ¿Quiénes son? Y ¿Por qué recibirán recompensa especial?
Sadoc (del heb. tsadoq, significa“justo [justificado]”) tiene una parte importante en la historia de la Biblia. Aunque siempre se dice que los hijos no tienen porqué cargar la culpa de sus padres, en realidad, los hijos son influenciados en gran manera por los padres para ser victoriosos o derrotados. Sadoc fue un sacerdote leal al trono de David. Cuando Abiatar fue depuesto del sacerdocio por Salomón (porque había apoyado a Adonías), Sadoc quedó como único sumo sacerdote hasta su muerte (1 Reyes 2:35). Así Sadoc es símbolo de LEALTAD y FIDELIDAD al trono de David a diferencia de los sacerdotes que fueron desleales y dudaron de la dirección de Dios en cuanto al liderazgo de Israel.
Entonces, los hijos de Sadoc representan fidelidad y lealtad por su padre. No obstante, ¿qué características tenían? Podemos notar al menos tres características.
1.      Los sacerdotes santificados. La palabra santificados en hebreo es hamequdash   tiene que ver con “separados”, “apartados” y “consagrados” para algo santo, para Dios. Los hijos de Sadoc eran hombres santos, no porque eran sin pecado, sino porque vivían separados para Dios. Todo lo que ellos hacían era para agradar y servir a Dios.
2.      Los sacerdotes que se guardaron fiel. La declaración en hebreo es somur mismarti, ambas palabras tienen la raíz verbal shamar “él guardó”. Lo que la frase indica acá es que guardaron con responsabilidad, o diligentemente los requisitos, las leyes, los estatutos. Evidentemente los sacerdotes descendientes de Sadoc son considerados fieles porque guardaban celosamente los requisitos o la ley.
3.      No erraron cuando erraron los hijos de Israel, como los levitas. La palabra errar en hebreo es ta´ah que significa no solo errar, sino hacer errar a otros. Y eso es lo que no se espera de quien lidera espiritualmente como lo hacían los levitas. Los levitas no solo erraban para sí mismos sino que con su actitud, liderazgo y consejos hacían que el pueblo de Israel yerre con ellos.

Mi decisión:

Evidentemente los hijos de Sadoc serían recompensados al igual que los levitas porque tenían características preciosas a los ojos de Dios: Santos, fieles y no hacían pecar a otros, es decir, no guiaban mal. Tú y yo somos líderes, trabajando de alguna manera u otra guiando a personas. ¿Cómo los estamos liderando? Recordemos que Dios tiene una recompensa para sus hijos santos, fieles y que guíen justamente, como los hijos de Sadoc que aunque todos se descarriaron y guiaron/lideraron mal, ellos se mantuvieron fieles.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...