martes, 29 de agosto de 2017

La MAYOR RECOMPENSA de la OBEDIENCIA - Jeremías 35:19



¿Cuántas veces tiene que hablarnos Dios para creerle y serle obediente?¿Tan terco es el ser humano para seguir ensuciándose con el pecado atroz? ¿Por que no pueden ser obedientes como los recabitas? - pregunta Dios - en el capítulo de hoy.
¿Quiénes eran los recabitas? Eran los miembros de una familia nómada, que vivían en tiendas [carpas], no bebían vino y mucho menos plantaban viñas. Ellos tenían este estilo de vida en obediencia a su padre Jonadab, hijo de Recab. Pasaron muchos años, y a pesar de que Jonadab ya no estaba entre ellos, los recabitas eran obedientes a su orden. ¿Y el pueblo de Judá no podía ser obediente, del mismo modo a Dios? Si los recabitas eran capaces de obedecer a sus antepasados humanos de carne y hueso, ¿no podrían los judíos obedecer a Dios, Rey de reyes y Señor de señores? ¿Era Dios acaso menor o inferior a Jonadab, padre de los recabitas para ser desobedecido? 
Es en ese contexto que, Dios dice a Jeremías: "Y envíe a vosotros todos mis siervos los profetas, desde temprano y sin cesar, para deciros: Volveos ahora cada uno de vuestro mal camino, y enmendad vuestras obras, y no vayáis tras dioses ajenos para servirles... (Jeremías 35:15), y el pueblo no fue obediente a Dios. Loco ser humano, menosprecia los consejos divinos para luego sufrir las consecuencias de su vida rebelde.
Finalmente Dios emite palabras en favor de los recabitas por su fidelidad y obediencia: "por cuanto obedecisteis todos sus mandamientos, e hiciste conforme a todas las cosas que os mandó... No faltará hijo de Recab, un varón que esté en mi presencia todos los días" (Jeremías 35:18,19). Con esto Dios está mostrando la recompensa para quienes OBEDECEN A DIOS, OBEDECEN SUS MANDAMIENTOS y HACEN TODAS LAS COSAS CONFORME A LO QUE ÉL MANDÓ. ¿Y cuál es la recompensa? ESTAR EN LA PRESENCIA DE DIOS TODOS LOS DÍAS. ¡Esto es maravilloso! 
Estar en la presencia de Dios todos los días implica CUIDADO, PROTECCIÓN y BENDICIÓN todos los días. Porque si Dios está con nosotros, ¿quién podrá hacerte daño? (Romanos 8:31) o si Jehová es nuestro pastor, ¿qué nos podría faltar?. Pero no solo eso, sino que estar en la presencia del Señor todos los días es, estar en la presencia de Dios por la eternidad. En esta vida, y por la eternidad: En el cielo y en la tierra nueva. ¿Qué tal?
Ser obediente a Dios trae su recompensa. Es posible que como los RECABITAS no tengas propiedades ni una casa suntuosa, o como alguien dijera: "no tienes ni dónde caer muerto", tienes que saber qué hay moradas preparadas para los que creen en Dios (Juan 14:1-3). Esto es emocionante. Las cosas materiales pueden faltar en la vida. Pero que jamás falte tu lealtad a Dios siendo obediente a TODO lo que Él mandó.
Hoy es nuevo día. Es un día para volver al camino correcto o permanecer en él. Siendo obediente a Dios porque grande es el galardón para los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús (Apocalipsis 14:12) pues este es el fin de todo discurso (Eclesiastés 12:13).
Que Dios te bendiga.
- Jeremías 35:19 -
🔗comparte 👉🏻

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...